POR SU LLAGA FUI CURADO

 
Isaías 53:5  Mas él herido fué por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él; y por su llaga fuimos nosotros curados.
 
Distintas enfermedades nos aquejan a menudo.Hay personas que rara vez se las ven enfermas y por lo general gozan de buena salud, en cambio, otras tienen que cargar con dolores toda su vida. 

Y más terrible aún es cuando se posee una enfermedad mortal, en la cual quedan muy pocas esperanzas de recuperación ¡que cosa no daríamos para lograr nuestra buena salud o la de un ser querido!

Recorrer la sala de un hospital nos llena de tristeza e impotencia.

 
Dirá alguno: ¿ES QUE DIOS SE OLVIDADO DE NOSOTROS ?
 
Déjame decirte que: ¡DIOS NOS SE HA OLVIDADO DE TI!
 
El versículo de la Biblia presentado al comienzo nos dice:y por su llaga fuimos nosotros curados.

 

 ¿Q

ué significa esto? ¿Curados de qué? ¿Por quién? ¿De qué forma?

 
Si existe un remedio, es porque existe una enfermedad.Y si hay enfermedad es porque alguien la padece.
 

LA PEOR DE LAS ENFERMEDADES
Esta nada tiene que ver con el cuerpo, sino que es más peligrosa aún: ES DEL ALMA.

 
La Palabra de Dios nos dice que todos estamos:
Muertos en nuestros delitos y pecados.( Efesios 2:1)
 
EL ENFERMO

 

Me dirás: -Este no es mi caso, yo soy una persona de muy buen corazón, y no hago mal a nadie, ¡No soy un enfermo!Dios te dice : Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente.Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa ilesa, sino herida, hinchazón y podrida llaga. (Isaías 1:5-6)

 
EL FIN DE LA ENFERMEDAD  
La condenación eterna (2 Tesalonicenses 1: 8 y 9)

 

LA CURA:  LAS HERIDAS DE CRISTO.
 El cual mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros siendo muertos á los pecados, vivamos á la justicia: por la herida del cual habéis sido sanados ( 1Pedro 2:24 ).
¿Cuáles fueron las heridas de Cristo?
 

 

  • BOFETADAS EN SU ROSTRO (Mateo 26:67)
  • AZOTES EN SU CUERPO ( Juan 19:1)
  • CORONA DE ESPINAS  (Juan 19:2)
  • LE GOLPEABAN CON UNA CAÑA EN SU CABEZA (Mateo 27:30)
  • SUS MANOS Y SU PIES FUERON TRASPASADOS POR LOS CLAVOS AL SER CRUCIFICADO (Lucas 23:33)
  • SU COSTADO FUE ABIERTO CON UNA LANZA (Juan 19:34)
Estas heridas fueron abiertas para tu favor; su cuerpo sangrante de amor clama por ti.
Cristo dice: Mírad a mí y sed salvos.Mira esas heridas, no con la indiferencia propia de quien contempla un simple cuadro, sino con la atención que merece el HIJO DE DIOS CRUCIFICADO POR TI.

Cuantos pintores han querido retratar esos momentos de agonía, en que el Salvador sufría, pero jamás podrán hacer patente tan gran historia del amor de Dios. Dijo un poeta: Si todo el mar fuera tinta, y  el cielo entero un papel, y cada hombre un pincel, no alcanzaría para escribir, lo grande del amor de Dios.


EL CAUSANTE DE LAS HERIDAS


  • No fue Judas que lo entregó hipócritamente con un beso.
  • No fue Pilato que dejó que lo condenaran “lavándose sus manos”.
  • No fueron los judios que gritaban ¡CRUCIFÍCALE!
  • No fueron los soldados romanos que lo clavaron vivo.
Todos estos a la verdad tomaron parte, pero no fueron la causa de su muerte.
 
Cristo se sometió voluntariamente al padecimiento y muerte en la cruz para salvar a sus escogidos.
1Pedro 2:24 El cual mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero.EL PODER DEL REMEDIO

Si crees de todo corazón en Cristo, el librará tu alma de la muerte.

Si no reconoces tu enfermedad él no podrá sanarte. No hay remedio para los sanos. Cristo no murió en la cruz por los indiferentes, que si bien lo contemplan con lástima, no encuentran en él, el significado de que ahí está el remedio para sus vidas.

 
Mirar a Cristo en la cruz sin reconocer su sacrificio a favor de uno, es lo mismo que contemplar un remedio sin tomarlo. Quien proceda de esta manera tenga por seguro que seguirá enfermo y morirá en sus pecados.


Por el contrario, quién reconoce su estado enfermo y perdido puede decir con todo gozo:
 
“Por su llaga fui curado”.
 
¿Estás tú dentro de los salvados?

Alejandro David Riff

Pastor de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario, Argentina. (Confesión de Fe Bautista Reformada de 1689). Representante hispano de Sociedad Bíblica Trinitaria. Profesor de Bibliología en seminarios.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: