LAS EMOCIONES DE LA CARNE VS. LAS EMOCIONES DEL ESPÍRITU SANTO

adoracion-espiritu-verdad

Muchas veces he reflexionado acerca de ¿Cómo diferenciar cuando una emoción es provocada por el Espíritu Santo con por uno mismo?
He encontrado este escrito que tiene casi 250 años de antigüedad, cuyo autor es Jonathan Edwars, uno de los principales predicadores del siglo XVIII.

” Imagínese una persona que por mucho tiempo ha tenido temor del infierno. Satanás llega y la engaña haciendo que piense que Dios ha perdonado sus pecados. Supongamos que Satanás la engaña a través de una visión de un hombre con una preciosa cara sonriente y brazos abiertos. El pecador cree que esta es una visión de Cristo. O tal vez el diablo lo confunde con una voz que dice “Hijo, tus pecados te son perdonados,” la cual el pecador piensa es la voz de Dios. Así empieza a creer que es salvo, a pesar de carecer de un entendimiento espiritual del evangelio. ¡Qué variedad de emociones entrarían en la mente de este pecador! Estaría lleno de amor para su salvador imaginario quien él piensa le ha salvado del infierno. Se sentiría lleno de gratitud por esta salvación imaginaria. Se llenaría de gozo sobrecogedor. Sus emociones lo impulsarían a hablar a otros de su experiencia. Con facilidad se humillaría delante de su dios imaginario. Se negaría a sí mismo y celosamente promocionaría su religión imaginaria mientras durara el fervor de sus emociones. Todas estas emociones religiosas pueden surgir juntas de esta manera. Sin embargo, la persona a quien nos hemos estado imaginando no es cristiana. Sus emociones son el resultado del funcionamiento natural de su propia mente, no de la obra salvadora del Espíritu de Dios. El que dude que esto sea posible entiende muy poco de la naturaleza humana”

La predicación de Jonathan Edwards había despertado un avivamiento histórico en Nueva Inglaterra.
Con el pasar de los años muchos en su tiempo trataron de “copiar el avivamiento” llevando a muchos a falsas experiencias religiosas.
Edwards siempre denunciaba este falso evangelio haciendo notar que no tenía contenido Bíblico.
Él era un gran ganador de almas, y que tenía muy en claro que las emociones carentes del conocimiento del evangelio no pueden salvar.
A dos siglos y medios de sus denuncias, nos lleva no menos a pensar acerca de nuestro tiempo.
¿Que contenido Bíblico tienen las predicaciones de nuestro tiempo?
¿No será que tanto emocionalismo carente de evangelio provoca mas “convencidos” que “convertidos”?
Un buen ejercicio es ir a literatura antigua y leer como eran las predicaciones de aquellos siervos de Dios.
Empaparnos de su contenido y modo de presentar el evangelio, la denuncia del pecado, la obra de Cristo etc.
Luego comparemos con las predicaciones de hoy.
Escribía Jonathan Edwards en su libro “La Verdadera Experiencia Cristianta” (pag.16)

 

a) El cristiano falso no tiene una sensación de seriedad de su destino eterno y la importancia infinita de edificar sobre el fundamento correcto. En contraste, el creyente verdadero es humilde y cuidadoso; siente lo asombroso que será encontrarse delante de Dios, el Juez infinitamente santo. La seguridad falsa no sabe nada de esto.

b) Un cristiano falso no está enterado de lo ciego y engañoso que es su propio corazón. Su seguridad falsa produce gran confianza en sus propias opiniones. El creyente verdadero, en contraste, ve con modestia su propio entendimiento.

c) Satanás no ataca la seguridad falsa. Ataca la seguridad del verdadero cristiano porque es ésta la que produce mayor santidad. Por el otro lado, Satanás es el mejor amigo de la seguridad falsa, ya que pone al cristiano falso completamente dentro de su poder.

d) La seguridad falsa ciega a una persona al verdadero alcance de su propia pecaminosidad. El cristiano falso se ve a sí mismo brillante y limpio. El cristiano verdadero, al contrario, conoce su propio corazón; siente que es un gran pecador. Con frecuencia se pregunta si es posible que una persona verdaderamente salva sea tan pecadora como él sabe que es.

Como decía el profeta Jeremías:
Jeremías 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

Alejandro David Riff

Pastor de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario, Argentina. (Confesión de Fe Bautista Reformada de 1689). Representante hispano de Sociedad Bíblica Trinitaria. Profesor de Bibliología en seminarios.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: