Invasión del amor del “dios de este siglo”

invasion

En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos,
para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. (2da Corintios 4:4)

Un nuevo movimiento de “falso evangelio” ha llegado a la Argentina: “Invasión del Amor de Dios”.

Se presentan como un “proyecto evangelístico”  donde todas las iglesias se ponen de acuerdo para “soltar el poder de Dios” y predicar supuestamente el evangelio de Jesucristo todos en un mismo momento (de allí la “invasión”). ¿Cuál es la secuencia de esta invasión?

1-Hacer la “toma de la ciudad” rodeando la misma. Ellos lo llaman “guerra espiritual”.

2-Se llega a la gente con el mensaje de: “Dios tiene un milagro para darte”.

3-Si la persona está de acuerdo en recibir el milagro, llena una tarjeta con el motivo del mismo. Según ellos puede ser:

“Salir de una Deuda – Aumento de Ingresos económicos – Ser sanado de una enfermedad – Matrimonio Feliz  – Ser libre de algún vicio – Por un buen trabajo – Ser libre de alguna opresión  – Por un hijo en drogas – Un familiar enfermo  – Problemas familiares Un ascenso laboral  – Por una injusticia – Soledad Depresión / Desánimo – Por un amigo – Un bien material  – Por un examen o materia – Cosas trabadas que no salen”

4-Las iglesias que se unieron a esta campaña se reúnen en una jornada de 24hs. de oración para pedir por cada cupón completado.

5- Se vuelve a las personas para “ver si se cumplió el milagro”, y a las que sí, se las invita a la iglesia.

A esto lo llaman “evangelizar”, pero no es otra cosa que reavivar el deseo egoísta del corazón humano que sólo busca las cosas que le convienen.

Todos quieren ser libres de su problemas, vicios y carencias… ¿Pero quién quiere ir a Dios en arrepentimiento a través del sacrificio de Cristo, sin ningún otro interés más que es?

 

Con respecto a este movimiento nos preguntamos:

¿Es esta una “invasión” del Dios de la Biblia? 

Dios en su Palabra nos dice qué es aquello que debemos buscar:

Vosotros, pues, no procuréis qué hayáis de comer, o qué hayáis de beber; ni estéis en ansiosa perplejidad.

Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; que vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas.

Mas procurad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas. (Lucas:29,30,31)

Si alguien busca el REINO DE DIOS encontrará a Cristo, pero si alguien busca LAS COSAS DEL MUNDO hallarán al príncipe de este mundo, es decir al Diablo.

  En que en otro tiempo anduvisteis conforme a la condición de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia;entre los cuales todos nosotros también vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos; y éramos por naturaleza hijos de ira, también como los demás. (Efesios 2:2,3)

Este movimiento, no solo pone de cabeza la enseñanza bíblica si no que además instiga a las personas a buscar primero la voluntad de su carne, antes que a Cristo.

Por naturaleza, el ser humano es “hijo de ira” (por su pecado), entonces ¿cómo sería tan arrogante de atreverse de pedir a Dios milagros?

¿Acaso la orgullosa criatura dirá al Creador: “Si me concedes este milagro, yo me acerco a ti”?

¿Qué dice la Escritura?

 Allegaos a Dios, y él se allegará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos… (Santiago 4:8)

¿Le pondrá el hombre condiciones al Dios soberano?

 Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? Dirá el vaso de barro al que le labró: ¿Por qué me has hecho tal? (Romanos 9:20)

Nos preguntamos que pasa con aquellos que no recibieron el milagro en estas estas campañas de “la invasión del amor de Dios“:

La personas que no quieran saber más nada de Dios: ¿Se tratará de un rechazo consciente del evangelio o simplemente que las cosas “no se dieron”? ¿Simplemente se alejarán de las cosas de Dios porque no les dio lo que ellos querían?

¿Qué pensará la decepcionada alma que no recibió el milagro cuando luego venga alguien a predicarle del evangelio de arrepentimiento y fe en Cristo?

¿Este falso mensaje acaso no endurecerá más el corazón de las personas?

Los que reciban el supuesto milagro, ¿qué harán?. Por supuesto irán a las iglesias donde se predican eventos milagrosos (ya que formaron parte de la campaña por tener esta ideología). Y allí la cuestión no será más “gratis” como dice el folleto, sino que entrarán en una espiral donde “tendrás que ofrendar para que Dios los bendiga”. Su primer “milagrito” puede ser gratis, pero los demás tendrán un costo en cuotas que pagarán el resto de sus vidas (a menos que salgan de ese engaño) al pastor o ungido de turno.

¿Esto es el evangelio?

¡No amigos, el evangelio es presentar a Cristo mismo!  ¡Es mostrar la condición perdida de los pecadores para se arrepientan y crean en el Salvador!

 Es: “Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 3:2)

Es: “Arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; pues que vendrán los tiempos del refrigerio de la presencia del Señor” (Hechos 3:19).

 

 La verdadera invasión es esta:

 Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado (Marcos 16:15,16).

Dios es amor, pero a su vez perfectamente justo y santo.

¡No se puede instar a los pecadores a que busquen beneficios materiales como condición para creer en Dios! ¡Eso es un falso evangelio que endurecerá la tierra!

Es hora que los verdaderos creyentes despertemos para hacer oír la voz de la verdad del evangelio, cuyo centro sea el Señor Jesucristo y no las necesidades temporales de los hombres.

¿Te unes a esta invasión?

Alejandro David Riff

Pastor de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario, Argentina. (Confesión de Fe Bautista Reformada de 1689). Representante hispano de Sociedad Bíblica Trinitaria. Profesor de Bibliología en seminarios.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: