Evangelización a sordos y los intérpretes de señas ¿son bendición o un problema para la obra?

Muchas iglesias quieren predicar a los sordos y otras piensan que lo hacen, pero están totalmente equivocados acerca de lo que bíblicamente significa llevar el evangelio a los sordos.

Siempre dije, no porque lo inventara yo, sino porque vi buenos ejemplos de otras iglesias bíblicas, que el ministerio con los sordos tiene que ser una OBRA MISIONERA.

Si no se comienza así, mejor ni intentarlo.

Cuando un misionero abre una obra en un campo donde la cultura y el idioma le son diferentes, tiene que aprender necesariamente esa cultura e idioma (si quiere ganar a alguien para Cristo).

Sería ilógico, que al pastor o misionero de esa nueva iglesia, tuvieran que traducirle toda la vida. Esto sería una falta de respeto y una ofensa para la cultura a la cual se le llega con el evangelio: que aquellos guía espirituales no conocieran nada de ellos, ni siquiera su idioma.

Pero esto se permite en los llamados “ministerios sordos” donde el pastor pone a intérpretes que le traduzcan de por vida (y además alardee que está llegando los sordos con el evangelio).

Pero he visto un mal que es común en muchas obras con sordos, y es que, los, o las intérpretes, tomen “posiciones pastorales” sobre el grupo de sordo.

No es el único problema que el pastor que quiera tener sordos en su iglesia no sepa señas, sino que hay una complicidad cínica con intérpretes (siempre mujeres) que con afán de protagonismos quieren ser la cara visible de la conexión sordo-oyente.

¿Por qué la mayoría de las intérpretes son mujeres?
Quizá porque encuentran en la lengua de señas una pasión artística o un lenguaje bello.

¿Porqué los hombres se resisten a aprender señas?
Por que ven que es un “trabajo de maestras”, y que es algo para la “delicadeza de la mujer”.

Por esto, los sordos varones nunca pueden tener en la sociedad un “referente masculino” (y si los hay son muy pocos) ya que su conexión con el mundo es siempre una mujer.

Sordos que nunca hablaron con su padre (porque este nunca aprendió señas) van a iglesias donde nuevamente falta un referente masculino, y todo está digitado por intérpretes mujeres.

Hay estadísticamente una gran cantidad de sordos homosexuales, y creo que uno de los principales problemas es este que mencioné.

¿Cuando una intérprete es un problema para la obra?

Cuando la mujer ejerce un pastorado encubierto, transformándose en un líder espiritual de los sordos (esto lo he visto muy seguido).

Por mi declaración doctrinal, entiendo que la Biblia solo designa pastores hombres, y que la mujer tiene que acompañarlo en la obra.

Pero en iglesias donde no hay pastores capacitados (o mejor dicho, interesados) en predicar en señas, las mujeres asumen el rol de guías espirituales contradiciendo los principios bíblicos básicos para la iglesia.

En la iglesias pentecostales donde existes “pastoras”, y se sustenta esta falsa doctrina, esto es “lo normal” (lamentablemente).

La tentación que presenta la lengua de señas al oyente intérprete son los halagos de los demás al decirle: “es maravilloso lo que hace” o “que bien le entienden los sordos” (y cosas así).

El orgullo humano llevará  a que los intérpretes quieran lucirse, ganar los aplausos humanos, e interpretar indefinidamente sin miras a tener un ministerio sordo DIRECTAMENTE EN SEÑAS donde el fin es que haya un PASTOR SORDO.

¿Cuando un intérprete es una bendición para la obra?

Cuando tiene una formación bíblica, y respeta el orden de autoridad puesta por Dios para la iglesia. Esto es respetar al pastor, y ayudar a que la predicación sea en lengua de señas directamente sin traducción intermedia donde se pierden miles de conceptos y pensamientos.

Un intérprete fiel al Señor comparte sus conocimientos para la formación de una obra en verdad misionera, donde el pastor oyente predique en lengua de señas, hasta la formación de un siervo sordo que luego predique a su comunidad. Esto es una obra misionera a sordos..

La lengua de señas, un negocio para muchos.

Piense por un momento ¿Por qué todos los países de latinoamérica se jactan de la “integración con lo sordos” pero no ponen UN SOLO LIBRO en Internet con la legua de señas, o cursos gartuitos on-line? Es triste e indignante ver que una lengua, como la de señas, tenga tan poca difusión y sea todo un sistema cerrado. Esto es porque las escuelas de señas no quieren perder su negocio. Los gobiernos ponen en un noticiero a un intérprete en un pequeño cuadradito (que muy pocos entiende) y a esto lo llaman “integración”. Lo triste es muchas iglesias hacen a otra escala exactamente lo mismo.

¿Está usted pensando en predicarles a los sordos?

Hay muchísimos problemas inherentes a esta obra. Mantener un grupo sordo para compartirle la Palabra es como mantener un vela encendida en medio del viento: hay que encenderla una y otra vez.

Si como pastor no está dispuesto a predicar en señas, por favor no se involucre con esta obra porque estará haciendo más mal que bien.

Los que quieren aprender lengua de señas.

Este escrito es para cristianos bíblicos, no me interesa hablar de este tema a incrédulos o a falsos cristianos con doctrinas carismáticas, porque no lo entenderían, porque desconocen quien es el Señor y las Escrituras, y Dios no puede encargarles una obra misionera.

¿Qué te motiva a aprender señas? Si es la beta artística, o la belleza del lenguaje, no son muy buenas motivaciones.

La comunicación con los sordos es el principal objetivo, y en el caso del creyente, compartirles el evangelio.

A muchos les gusta formar coros en lengua de señas, ponerse guantes blancos, y hacer un pequeños show donde los sordos NO SE INTERESAN porque no escuchan la música.

Las manos de aquí para allá al son de la música tan emotiva, es solo emoción de oyentes y nada más. Si se apagara la música, la carga emotiva se disiparía. Por eso, una cosa es lo que los oyentes quieren hacer en lengua de señas y otra muy distinta es lo que la comunidad sorda “ávida de comunicación”, realmente necesita.

En mi corta experiencia con la evangelización a los sordos he visto, no solo en mi ciudad sino en muchos países de américa que he visitado, el egoísmo y el orgullo de los que quieren ser intérpretes de sordos sin una visión bíblica del ministerio. Esto se disfraza bajo un manto de piedad, un ministerio para ser visto por los ojos de los hombres, y hasta un total auto-engaño de que se cumple la voluntad de Dios de esta manera.

Déjeme decirle claramente, querido lector.

El ministerio sordo es en lengua de señas directamente, y el fin es tener un pastor sordo que sea el referente del grupo para que les predique del evangelio.

Si trabaja para eso, estará en los pasos misioneros que Dios requiere.

Todo lo demás es solo una propaganda para ser visto por los hombres y recibir halagos, nada más.

Rom 15:20 Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde antes Cristo fuese nombrado, por no edificar sobre ajeno fundamento;


1Co 9:20 Heme hecho a los judíos como judío, por ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no sea sujeto a la ley) como sujeto a la ley, por ganar a los que están sujetos a la ley;
21 a los que son sin ley, como si yo fuera sin ley, (no estando yo sin ley de Dios, mas en la ley de Cristo) por ganar a los que estaban sin ley.

Podemos decir, sin alterar el principio bíblico:
Me he hecho sordo a los sordos (para ganarlos para Cristo).
Sea hombre o mujer, lo invito a aprender señas, bajo esta correcta perspectiva.

 

Alejandro David Riff

Pastor de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario, Argentina. (Confesión de Fe Bautista Reformada de 1689). Representante hispano de Sociedad Bíblica Trinitaria. Profesor de Bibliología en seminarios.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: