¿Cómo comenzaste la semana?

Una vez noté algo curioso en el orden del día de los calendarios. Los calendarios, (o almanaques como decimos en Argentina,) que por lo general regalan los comercios a sus clientes para fin de año, comienzan en el día lunes. Estos calendarios de carácter comercial que están en tu escritorio de trabajo, tu cocina o pegados con un imán a la heladera, por lo general el primer día de la semana que figura en ellos es el día lunes.

Pero viendo una calendario bíblico,  allí correctamente figura que el primer día de la semana comienza en domingo.

A veces las personas olvidan que técnicamente, el primer día de la semana, es el domingo, el día que Cristo resucitó:  “Jesús resucitó por la mañana, el primer de la semana” (Marcos 16:9 ). Por eso ante la pregunta: ¿Cómo comenzaste la semana?,  las personas (y aún muchos cristianos) lo relacionan con su semana laboral o de actividades que comienzan el lunes.

Aunque el mundo pueda crear sus propias reglas, (por ejemplo la norma ISO 8601 del año 2004 estableció que la semana comienza en lunes), Dios dio un día para descansar y adorarlo a él. En el antiguo pacto, este día era el séptimo (el sábado), pero en el nuevo pacto la iglesia primitiva reconoció el día domingo como el día por excelencia de adoración a Dios (Hechos 2:7 – 1 Corintios 16:1-2).

Cómo comienzan algunas personas la semana (referido domingo)

  • Comienzan trabajando. Muchas veces porque no les queda otra alternativa y otras veces porque quieren. Piensan que dedicar un día a pensar en su alma y en Dios no es tan atractivo como generar billetes.
  • Para otros, es el día de la familia. La familia es importante, pero si la pones en lugar de Dios se transforma en un ídolo. Jesús dijo que él es digno de amor más que cualquier familiar (Mateo 10:37).
  • El primer día de la semana es el día del fútbol para Latinoamérica. Creo que esta es una de las formas de mayor idolatría en nuestro continente que aleja a las personas del día de adoración a Dios.
  • Para otros es el día de las compras. Se olvidan las palabras de Cristo: “no solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).
  • Para otras personas es el día más aburrido de la semana, pues no tienen nada que hacer; prefieren dormir. Estas desconocen por completo que hay un Dios por encima de ellos y que hay un Salvador que murió y al tercer día (el domingo) resucitó. Tristemente es un día vacío para ellos y sin sentido, lo único que da sentido a ese día es mirar televisión o navegar por Internet.

Cómo comienza la semana un verdadero cristiano (referido al domingo)

  • Se levanta de mañana con entusiasmo pensando que es el gran día donde adorará a Dios con sus hermanos cantando las grandes verdades del Evangelio.
  • Es un día donde su alma será acariciada por la cálida luz de la Palabra de Dios que es predicada.
  • Es un día de reflexión, de confesión de pecados a Dios, donde el Señor restaura el alma y la santifica por sus medios de gracia.
  • Es un día donde, si el corazón estaba triste y apesadumbrado por los problemas y la maldad de este mundo, ahora recobra nuevas fuerzas, aliento y la alegría que viene de Cristo.
  • Es un día para cantar, orar, escuchar la Palabra y proclamar que el Señor ha resucitado.
  • Para el cristiano es un día glorioso, porque el calvario y la tumba vacía son gloriosos, porque Cristo está a la diestra de Dios, y adorarlo en congregación los domingos es una antesala de aquel día glorioso donde lo veremos cara a cara (1 Corintios 13:12).

¿Cómo comenzaste la semana?

Como ya has visto hay dos formas de comenzarla, y solo una de ellas satisface el corazón.

El resto de tu semana seguramente dependerá de cómo la comenzaste.

Que puedas decir: ¡La semana la he comenzado con el Señor, la continúo con él, la termino con él, y la vuelvo a comenzar en su presencia!

 Este es el día que hizo Jehová; nos gozaremos y alegraremos en él. Salmos 118:24

Alejandro David Riff

Pastor de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario, Argentina. (Confesión de Fe Bautista Reformada de 1689). Representante hispano de Sociedad Bíblica Trinitaria. Profesor de Bibliología en seminarios.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: