¿Qué es una Iglesia bíblica sana en doctrina?

Bible-reading-background

INTRODUCCIÓN

Creemos que hay ciertas características distintivas que hacen que una iglesia sea sana en doctrina y práctica. Las características que mencionaremos a continuación, son las características que han tenido históricamente las iglesias bautistas reformadas de todos los tiempos, pero además contextualizamos varios puntos a la realidad que hoy vivimos. Recientemente, hay un ministerio que surgió en iglesias bautistas reformadas de USA, que hacen énfasis en las “9 Marcas de un iglesia sana“. Recomendamos su lectura, luego que considere este escrito. Los cuatro puntos que desarrollo  a continuación no son exhautivos, pero sirven para dar una orientación rápida a cual es el perfil de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario (ICBR).

PREDICACIÓN EXPOSITIVA DE LA BIBLIA

La Biblia por ser la Palabra de Dios, es la única autoridad que puede tener un pastor en sus manos, y debe ser predicada fielmente, buscando el verdadero significado de lo que el Espíritu Santo puso en ella (y no de lo que uno quiere decir, o supone que dice). Esta es la única forma en que los pecadores pueden encontrar la salvación en Cristo y el pueblo de Dios puede ser edificado en santidad. La manipulación sicológica de nuestros tiempos, la predicación acerca de la prosperidad económica y los show de milagros, nunca formaron parte del verdadero evangelio bíblico. Mucha gente se ha “acostumbrado” a esto y, como no conoce otra cosa, ha llegado a la conclusión que “así debe ser el evangelio”. Si este es su caso, déjeme decirle que existe otra alternativa, y que siempre Dios a través de la historia ha guardado el testimonio de iglesias fieles a su Palabra. Usted puede venir a nuestra iglesia y encontrar una sana doctrina bíblica sin sensacionalismos de los hombres, pero sí fundada en el evangelio que es poder de Dios (1 Corintios 2:5). Creemos que la enseñanza bíblica debe tener una buena base teológica. Por eso, en nuestra iglesia, hemos adoptado una antigua declaración de fe, la “Declaración Bautista Reformada de 1689“. Esta declaración de fe fue reeditada por el célebre pastor bautista del siglo XIX, Charles H. Spurgeon. En la ICBR enseñamos la Biblia no sólo desde el púlpito, sino en reuniones informales y en las casas de acuerdo al modelo de Hechos 5:42. Las ovejas tienen que ser entrenadas en escuchar la voz del “buen pastor” que es Jesucristo (Juan 10:27), y de esta forma aprenderán a seguirlo.

 

ADORACIÓN BÍBLICA

Creemos que la adoración a Dios está regulada por la misma Palabra de Él, es decir, laBiblia. No podemos adorar a Dios de la manera que nosotros inventemos o queramos. En las iglesias de hoy, reina el mundanalismo, en una música carente de profundidad bíblica, con un énfasis en los ritmos. Muchas iglesias “llaman adoración” a entrar en un “trance místico”. Por el contrario la verdadera adoración, ocupa un lugar preponderante en el entendimiento (y no solo en el sentimiento). El Salmo 47:7 no insta a cantar con inteligencia. En la ICBR tenemos una diversidad de canciones, salmos e himnos. Los “filtros” por los cuales pasa toda la música de adoración  en nuestra  iglesia son tres:
1) Que la letra se doctrinalmente correcta y rica en enseñanza
2) Que sean canciones donde el centro sea Cristo y no el hombre
3) Que la melodía, si bien puede ser contemporánea en su estructura, se diferencie de la música mundana.
La música es el “arte de combinar los sonidos” y esto debe tenerse en cuenta para dar lo mejor a Dios con excelencia, a diferencia del mundo que acentúa el ritmo y la sensualidad en sus canciones. Como bautistas reformados creemos que la Escritura es clara que la “adoración regulada” no es sólo cantar salmos, sino la variedad descrita en la Biblia: salmos, himnos, canciones espirituales (Efesios 5:19, Colosenses 3:16). Si bien cantamos himnos antiguos, a la vez cantamos himnos con melodías más contemporáneas. No creemos que la “antigüedad” santifique los himnos. Muchos consideran que porque una canción tiene 200 años es más santa. Hay himnos antiguos con serios errores doctrinales. Si tenemos en cuenta los tres puntos mencionados, la iglesia encontrará en cada época canciones que exalten a Dios en letra y música de forma reverente. No exaltando a la carne, pero tampoco apagando el Espíritu. Recomendamos leer este artículo: ¿Es la adoración a Dios sólo música?

 

MEMBRESÍA Y COMUNIÓN

La iglesia no es un club donde se reúne gente de acuerdo a sus “gustos particulares”. Tampoco es una una organización humana con el propósito de hacer cosas buenas. La iglesia es el cuerpo de Cristo, la esposa de él, la cual ganó por su propia sangre (Hechos 20:28 – Efesios 5:25). La entrada a la membresía de la iglesia la da haber nacido de nuevo en Cristo, y dar un testimonio acorde a la fe que se profesa (Mateo 7:16). La forma de testificar de haber creído en Cristo como Salvador, se tiene que evidenciar por medio del mandato bíblico del bautismo por inmersión. Otras personas (de buen testimonio cristiano y previamente bautizadas) se pueden unir a la membresía de la iglesia. Es necesario que cada miembro comprenda previamente qué doctrinas cree la iglesia, para lo cual se da en una enseñanza breve. La iglesia es columna y apoyo de la verdad (1Timoteo 3:15) y cada miembro debe ser un pilar con esa aspiración. La comunión de los miembros se define dentro y fuera de la iglesia, ¿como? Interesándonos y ayudándonos uno a otros, compartiendo actividades,  orando y compartiendo la Palabra juntos. Somos en Cristo la familia de la fe, para estimularnos unos a otras en la carrera cristiana (Hebreos 10:24). El día domingo, el día “del Señor”, es el día de su pueblo. Muchas iglesias actuales y creyentes menosprecian ese día como “un día más”. La doctrina reformada siempre ha rescatado este día como un día especial para la adoración, la predicación de la Biblia y la celebración de la “Cena del Señor”.  La comunión también se extiendo con otros hermanos en la fe que sostengan las mismas doctrinas fundamentales de la Palabra de Dios. Esto se logra con actividades conjuntas, campamentos, conferencias, o simples visitas como iglesia. No podemos tener comunión “con cualquier iglesia”, hay que discernir que sea una iglesia fundamentada en la Biblia. También evitamos cualquier “sectarismo” de aislarnos y creernos los “dueños de la verdad, o no compartir nada con otros, por celos que muchas veces se disfrazan de piedad. Cuidamos que los miembros de la iglesia tengan una comunión sana dentro de la iglesia, pero también que tengan en cuenta una comunión sana con otros hermanos en Cristo fuera de la iglesia local. Esto es sano, y es bíblico, ya que va acorde a la oración del Señor Jesús en Juan capítulo 17.

 

EVANGELIZACIÓN

Creemos de acuerdo a nuestra declaración de fe, que el fin del hombre es glorificar a Dios y disfrutar de él para siempre. Esto es posible gracias a la redención de su pueblo efectuada por Cristo en la cruz. El mandato para la iglesia es “ir y predicar el evangelio por todo el mundo”. (Mateo 28:19 -Marcos 16:15). Quizá muchos no puedan viajar por todo el mundo, pero sí debemos predicar el evangelio en la ciudad donde Dios ha constituido a nuestra iglesia local. Es verdad que gracias a Internet se puede llegar a muchas partes del mundo con el mensaje del evangelio, no obstante, la iglesia local tiene un compromiso de evangelizar a su comunidad. Esto se hace de forma personal tanto como grupal (la iglesia). Mucha gente hoy se preocupa por “asistir a una iglesia” pero no por  “servir en la iglesia”. El llamado de Dios para su iglesia no es la de ocupar un asiento cada domingo solamente para ser alimentada de forma “indefinida”. La intención es fortalecer la fe de los creyentes para que estos prediquen a las almas el evangelio de salvación.

 

CONCLUSIÓN: ¿ES NECESARIO SER PARTE DE UNA IGLESIA LOCAL?

Si usted en un verdadero creyente en Jesucristo, la respuesta es sí. Dios no salva a los creyentes para que estos queden aislados. Él los puso en un cuerpo (y eso incluye una iglesia local) y estos tienen que dar gracias a Dios por eso (Colosenses 3:15). No importa qué lejos quede, o cuantos colectivos necesite para viajar a la iglesia. Si estuviéramos enfermos, y necesitáramos de un tratamiento que se brinda en determinado hospital, ¿acaso no viajaríamos una o dos hora para hacernos atender? Nos parece que asistir a una iglesia donde se predique una enseñanza sólida de la Biblia, es más importante que un hospital. Nuestra salud espiritual es más importante que nuestra salud física, pues tiene trascendencia eterna. Aquella persona que define su asistencia a una iglesia “porque simplemente le queda cerca” (y no considera si lo que se  enseña es correctamente a la luz de la Biblia), está priorizando su comodidad por encima de una búsqueda sincera de la voluntad de Dios.

¡Hoy mucha gente busca experiencias, emociones y beneficios de parte de Dios, pero no busca a Dios mismo! En Rosario hay cientos de iglesias que te van a ofrecer esto: gente tirándose al suelo, hablando lenguas extrañas, rompiendo maldiciones, viendo demonios por todos lados, bailando dentro del templo,  y pastores exigiéndote ofrendas con la excusa del “pactar con Dios”, pero enriqueciéndose ellos mismos. Si usted quiere ser engañado, lo único que tiene que hacer es ir a ese tipo de iglesias, pero le advierto que  va a terminar tan pobre de bolsillo como de espíritu.

 

Pero si en cambio…

Si está buscando a Dios… tiene dudas de su salvación.. o ya es un creyente y tiene un deseo ardiente de seguir a Dios, agradar a Cristo, recibir de su Palabra y tener una comunión cristiana sana, ¡lo esperamos en nuestra iglesia!

 logo_nuevo

Artículos relacionados: Nuestra iglesiaPastor Alejandro David Riff

 

Alejandro David Riff

Pastor de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario, Argentina. (Confesión de Fe Bautista Reformada de 1689). Representante hispano de Sociedad Bíblica Trinitaria. Profesor de Bibliología en seminarios.

También te podría gustar...