Charles H. Spurgeon

spurgeon

LIBROS DE CHARLES H. SPURGEON

Spurgeon era calvinista, pero un calvinista moderado. Podría decirse que es un ejemplo de la predicación equilibrada  que tendrían que tener los de fe reformada. La mejor manera que tenía de demostrar sus doctrinas no era en la apologética y la discusión que se complace en ganar disputas teológicas, sino en ganar almas para Cristo.
También fue un gran edificador del pueblo de Dios y un guía para la formación de pastores. Él era “bautista”, pero no se limitó a ser un benefactor de los propios intereses de una denominación, sino que fue de bendición a todo el pueblo de Dios. Al final se su vida se separó de la Asociación Bautista de Londres por haber considerado que estaban errando en la verdad. Según sus mismas palabras:

 Cantidades de buenos hermanos permanecen de diferentes maneras en compañerismo con aquellos que están minando el Evangelio; y ellos hablan de su conducta como si ésta fuera un curso amoroso que el Señor aprobará en el día de Su aparición. Nosotros no podemos entenderlos. El deber obligatorio de un verdadero creyente hacia hombres que profesan ser Cristianos, y sin embargo niegan la Palabra del Señor, y rechazan los fundamentos del Evangelio, es salir de entre ellos. Permanecer en una comunidad cuyos socios creen todos en la esperanza de arreglar cuestiones es justo como si Abraham hubiera permanecido en Ur o en Harán, con la esperanza de convertir la casa fuera de la cual él fue llamado.(1888 – La Corriente de los Tiempos – ¡SUENEN LA ALARMA!- C.H. Spurgeon)