Dios me dijo… Dios me dijo… ¡Basta de falsas palomas mensajeras!

Hace unos años atrás, teníamos en nuestra iglesia cerca de treinta jóvenes sordos a los cuales les predicábamos el evangelio directamente en lenguas de señas. Uno de los líderes (sordo profundo) de esa comunidad , a quién discipulé por dos años en la sana doctrina, tenía una esposa “oyente” que nunca renunció lamentablemente a sus “ideas carismáticas”. Un buen día, ella aparece en la iglesia diciendo que: “Dios me dijo que nos tenemos que ir con mi marido a otro iglesia“. Me lo dijo en lengua de señas delante de su esposo, el cual parecía un niño al que acababan de retar en ese momento. Es así como se llevó a su marido de una oreja y, por ende, arrastró a la comunidad sorda que con tanto sacrificio habíamos evangelizado a lo largo cuatro años (pues su marido era un referente) . Luego, con el tiempo, me enteré que ese “Dios me dijo” tenía que ver con un “puesto de intérprete de señas” que le ofrecían en una de las megaiglesias carismáticas de mi ciudad.  Pero lo más triste fue que, al pasar un par de años, toda esa camada de preciosos jóvenes se había disuelto, y muchos de ellos se fueron al mundo decepcionados con Dios y con la iglesia. ¿En realidad Dios le habló a esta mujer? Yo creo que tendrá que rendir cuenta un día delante de Dios, el Juez, por haber sido de tropiezo a muchos “pequeñitos” (Marcos 9:42).

¿Sabes cuánta gente con su “Dios me dijo” ha arruinado iglesias y ministerios enteros? ¿Cuántos con su “Dios me dijo” han hecho casar a personas con otras para arruinar sus vidas? ¿Cuántos con su “Dios me dijo” han hecho mudar gente de lugar para luego ver que era un gran error? ¿Cuántos con su “Dios me dijo” han hecho invertir dinero  a otros en cosas que le produjeron la ruina económica?  ¡Y la lista puede continuar! ¿Será que estas “palomas mensajeras” vienen de parte de Dios o son meros mensajes del capricho y orgullo humano?

LO QUE QUE HAY DETRÁS DEL DIOS “ME DIJO”

Cuando una persona quiere manipular a otra recurre a este tipo de frases. Es una forma de decir: Mira, yo tengo un arreglo especial con Dios, pues él me dice cosas que al resto de los pobres mortales como tú no les dice. Es como si ellos fueran los poseedores del teléfono rojo con línea directa al presidente.

Un persona que dice “Dios me dijo”, es aquella que ha dejado la Biblia como la única fuente de revelación  firme en la cual “Dios dijo”.

Es una persona cuyo orgullo le impide imitar a Cristo, que se limitó a decirle al Diablo solamente: “Escrito está” (Mateo 4:4, 6 y 7).  Quizá este tipo de personas primero se engañan a sí mismas. Se les cruza un pensamiento y le dan forma en su mente como que es la voz audible de Dios; y salen convencidas a decir esto al resto de su prójimo. Mientras que Moisés tuvo que descalzar su sandalias frente a la imponente presencia de Dios en la zarza ardiente (Éxodo 3:5), o un Isaías que se humilló ante la santidad de Dios que estremeció las puertas del templo (Isaías 5:4), esta personas tienen alegremente revelaciones de Dios en el living de su casa, en la cocina o el jardín trasero, sin la más mínima conmoción.

Como no estamos en el Antiguo Testamento, en donde te podrían apedrear por falso profeta, estas personas sin temor salen a manipular inescrupulosamente la vida de los demás, ya que no tienen consecuencias que asumir.

Deuteronomio 18:20 El profeta que tuviere la presunción de hablar palabra en mi nombre, a quien yo no le haya mandado hablar, o que hablare en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá. 21 Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no ha hablado?; 22 si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él.

Podemos resumir lo que hay detrás de las personas que andan proclamando “Dios me dijo” en los siguientes puntos:

  • No se conforman con la Biblia como la única fuente de revelación y autoridad dada por Dios (2 Pedro 1:19).
  • Engreimiento espiritual y sentido de superioridad hacia los demás.
  • Toman el nombre de Dios y su autoridad en vano (Éxodo 20:7).
  • Tienen la intención de dirigirle la vida a los demás sin la autoridad y el respaldo bíblico.
  • Si la frase es dicha desde un púlpito, casi seguro es para llevar discípulos tras sí.
  • Apartan a las personas de Cristo hacia sus revelaciones personales.

¿ACASO YA NO HAY MÁS PROFETAS?

No sé amigo si tú quieres guiarte por las supuestas revelaciones de “palomas mensajeras”, o prefieres guiar tu vida por la revelación segura de la Biblia. No descarto la guía de Dios sobre nuestras vidas, pero sí te invito a desconfiar de aquellas personas que no te hablen con la Biblia en mano, bajo la excusa de “Dios me dijo“. Todos los falsos profetas que se han levantado en la historia, que fueron los creadores de las principales sectas mundiales, iniciaron con un “Dios me dijo“. Cuando alguien “no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo” por lo general sale a decir sus propias palabras invocando en vano el nombre de Dios. No te guíes por las falsas palomas mensajeras que andan hoy revoloteando por allí; mejor fíate por la Biblia que fue inspirada por el Espíritu Santo; ¡este es el Mensajero enviado por Dios para revelarnos a Cristo en Su Palabra!

1Timoteo 6:3 Si alguno enseña otra doctrina, y no asiente a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que conforme a la piedad, 4 está envanecido, nada sabe, sino que está enloquecido acerca de disputas y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, maledicencias, malas sospechas, 5 disputas vanas de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que tienen la piedad por ganancia; apártate de los tales.

Alejandro David Riff

Pastor de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario, Argentina. (Confesión de Fe Bautista Reformada de 1689). Representante hispano de Sociedad Bíblica Trinitaria. Profesor de Bibliología en seminarios.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: