¿Desafíos que no te cuestan nada? ¡Nueve desafíos que te van a costar!

140811-boston-ice-bucket-challenge-1350_26906d39ac7ead702b45e5b7707b8dc6

El “Ice Bucket Challenge” (Desafío del balde de agua fría) se ha hecho viral a través de Internet, para comprobar (si es que hay alguna intención de colaborar), como se sentiría una persona con la enfermedad llamada  “Esclerosis Lateral Amiotrófica” (ELA), que es una enfermedad degenerativa progresiva que ataca las neuronas motoras.

Después del baldazo de agua fría, se origina en la persona un ligero estado de shock, que disminuye y dificulta por unos segundos su capacidad motora, es decir, siente por uno segundos (sacando el frío) lo que sentiría una persona con ELA.

Uno se pregunta: ¿Qué es lo que hace que este “desafío del balde” se convirtiera en algo popular y viral en las redes sociales?

¿Es la intención de ayudar a las personas que sufren ELA? ¿O es algo simpático para desafiar amigos y transformarlo en un juego?

Yo me pregunto que sienten aquellos familiares que tienen que cuidar a sus enfermos incapacitados (día y noche), cuando ven por Internet a gente tan displicente “jugando” con una grave enfermedad.

Para ser justos, si esa gente quiere ayudar a otra gente (como supuestamente es el motivo el Ice Bucket), por que no…

1 – Pasan hambre por un mes para ver lo que siente un niño desnutrido de África.

2 – Dejan de beber agua potable y beben con sus hijos los cordones de agua de la calle luego de una lluvia  o de un charco cenagoso (como en la India).

3- Porqué no viven un año con los ojos tapados (para ver lo que ciente un ciego), o con tapones en los oídos (para experimentar lo que siente un sordo).

Sencillamente no va a hacer eso porque no es simpático.  Ese tendría un costo para su calidad y modo de vida, y eso no es popular.

EL CRISTIANISMO DEL ICE BUCKET

Seguiendo el ejemplo de “viralidad” del mundo, muchos cristianos han difundido el desafío del “Texto Bíblico”, donde uno nomina a otras personas a través de la redes sociales, a que mencionen su pasaje preferido de la Biblia.

Si lo has hecho, no te preocupes, no te estoy criticando por ello. Simplemente quisiera que pudieras hacer tan “viral” los siguientes pensamientos y conceptos bíblicos, no tanto en las redes sociales, sino en tu forma de seguir a Cristo.

Hoy en día hay mucho “cristianismo de Internet” que pasa desapercibido en el mundo real.

Se comparten muchos textos bíblicos, dichos célebres de otros cristianos, se denuncia las cosas que están mal, los falsos profetas, el falso evangelio y un largo etc.

Si te pones a pensar, hacer un “click” en “Me Gusta” o “Compartir” de Facebook es un desafío relativamente fácil de hacer.

La gente del mundo puede compartir cosas para “cambiar la sociedad” que realmente no les cuesten nada, ni los saque de su comodidad

Pero un cristiano está llamado a tomar su cruz (Mateo 10:38), y tiene que demostrar un compromiso que va más allá de las redes sociales.

¡No podemos ser cristianos facilistas, cuyo espiritualidad dura unos segundos de efecto en las redes sociales, como el balde de agua fría!

 

NUEVE COSAS QUE TE VAN A COSTAR

Estos son desafíos bíblicos que no duraran breves segundos, son un compromiso de vida que tiene que surgir de un corazón renovado.

No son esfuerzos hechos en nuestra propia fuerza, sino que tienen que ser producto de la gracia de Dios que pone en nosotros el “querer tanto como el hacer” (Filipenses 2:13).

1- EL DESAFÍO DE DEJARLO TODO

El joven rico quería la vida eterna a costa de algo que ya hacía y no le costaba mucho. El desafío de Cristo fue “vende todo lo que tiene y sígueme” (Marcos 10:21).
¿Tu forma de vida, trabajo, familia, y actividades te son hoy un impedimento para seguir a Cristo como se debe? El joven rico quería una vida religiosa pero sin Cristo. ¿Es eso lo que planeas?

2 – EL DESAFÍO DE VIVIR EN SANTIDAD

Dios dice en 1Pedro 1:16: “Sed santos porque, yo soy santo”. La única forma de cumplir esto es decir como Pablo en Gálatas 2:20: “Con Cristo estoy juntamente crucificado”. Morir a nuestros propios apetitos carnales no es fácil. Menos fácil es morir a ellos cada día. Por eso la santidad no es popular.

3- EL DESAFÍO DE REFRENAR LA LENGUA

Santiago en el capítulo 1:26 nos dice que la religión de aquellos que no refrenan su lengua es vana. ¡Cuántas discusiones innecesarias se suscitan entre los mismos hijos de Dios! No podemos contener nuestra lengua porque sencillamente no nos sujetamos a Cristo.

4 – EL DESAFÍO DE SERVIR EN UNA IGLESIA

Hebreos 10:25 nos exhorta “a no dejar nuestra congregación como algunos tienen por costumbre”. La costumbre de los “cristianos” de hoy es vagar de un lugar a otro, y en caso que encuentren una iglesia fiel para unirse, la forma unipersonal de ver las cosas, la negación de sujetarse a una congregación y la guía pastoral, hacen que estas personas quieran vivir un cristianismo individual, separado del cuerpo de Cristo. De esa forma se auto-pastorean consintiendo sus pecados y evitando toda posibilidad de servir a Dios en una iglesia. ¡Pero siguen tirándose “baldazos de Internet” sobre sus cabezas cada día! Eso no cuesta mucho más que pagar una conexión de banda ancha.

5 – EL DESAFÍO DE SER CONSTANTES EN LA ORACIÓN

Romanos 12:12 nos dice que tenemos que ser “constantes en la oración”. Es fácil hacer oraciones de rutina y cortas oraciones esporádicas. Ser constantes en oración significa exponernos ante la presencia de un Dios santo, ¡y eso mis amigos ataca necesariamente nuestro pecado! La razón para abandonar la vida de oración, siempre se halla en que el corazón es dominado por las preocupaciones o placeres de este mundo, que demandan nuestra atención.

6 – EL DESAFÍO DE LEER LAS ESCRITURAS CADA DÍA

Josué 1:8 nos manda a que “nunca se parte el libro de la Ley de nuestra boca” sino que tiene que ser nuestra meditación día y noche (constante). ¡Cuán descuidada es la lectura de la Biblia en nuestros días! Hay creyentes que nunca la leyeron de tapa a tapa, y muchos de ellos ni siquiera han leído el Nuevo Testamento completo. Al desconocer las historias del Antiguo Testamento no entendemos las doctrinas en contexto. Cualquiera puede distorsionar una enseñanza sin que nos demos cuenta. Si hay muchos predicadores engañadores hoy en día, es porque hay mucha gente con desconocimiento bíblico que les presta oído. El pueblo es llevado cautivo cuando no tiene conocimiento real de Dios (Isaías 5:13)

7 – EL DESAFÍO DE AMAR, Y DE AMAR A NUESTROS HERMANOS

Me encanta la simplicidad del apóstol Juan para definir una de las evidencias de nuestra salvación en Cristo: “Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos” (1Juan 3:14). El amor no debe ser sólo de palabra sino en hechos (1Juan 3:18). No debe ser teórico sino práctico (Santiago 2:16).

8 – EL DESAFÍO DE AYUDAR EN LA OBRA DEL SEÑOR

Las iglesias de Macedonia dieron más allá de sus fuerzas para sostener la misión de Pablo (2 Corintios 8:3). El evangelio era importante para ellos. Hoy con tantos “pastores ladrones” la gente se ha espantado y no quiere colaborar más con las cosas de Dios. Los que han salido de esos engaños, han sido afectados en su forma de dar a Señor: Ahora dan los que les sobra y si no les sobra nada no dan. Los macedonios daban algo que les costaba, que les implicaba privarse de cosas necesarias, pero ellos entendían que la propagación del evangelio  y el sostén de las iglesias estaba por encima de todo, ¿lo entiendes de la misma manera?

9 – EL DESAFÍO DE PREDICAR EL EVANGELIO

Este es el desafío para la iglesia, ir y predicar el evangelio a toda persona (Marcos 16:15). No podemos eludir este desafío, y es consecuencia de los ya mencionados. No estamos llamados a ocupar el banco de una iglesia, sino que el mandato es “id y predicad el evangelio”.  Las iglesia del falso evangelio avaro de la prosperidad y milagros se llenan de personas cada día, ¿pero qué pasa con las iglesias que quieren ser fieles a Dios? ¿No nos duele ver lugares vacíos en nuestras iglesias en el día del Señor? ¿No nos conmueve ver cómo las almas son engañadas corriendo tras los ídolos de este mundo para su propia destrucción? Tu familiar, tu amigo y tu vecino, necesitan no que lo invites a una iglesia solamente, sino que le hagas conocer quién es Cristo. Tu testimonio de vida contarán tanto como tus palabras.

 

Si crees que este artículo es relevante para el progreso del Reino de Dios compártelo con otros…
¡Pero sobre todo vívelo en tu vida!

 Pues tú, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. (2Timoteo 2:1)

 

Alejandro David Riff

Pastor de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario, Argentina. (Confesión de Fe Bautista Reformada de 1689). Representante hispano de Sociedad Bíblica Trinitaria. Profesor de Bibliología en seminarios.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: