¿CUANTAS VECES PERDONARE?

Imagen16

Mateo 18:21 Entonces Pedro, llegándose á él, dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré á mi hermano que pecare contra mí? ¿hasta siete? 22 Jesús le dice: No te digo hasta siete, mas aun hasta setenta veces siete.

Parece una pregunta simple y hasta inocente la realizada por Pedro: ¿cuántas veces perdonaré á mi hermano que pecare contra mí? , pero deja a entrever, que ya tenia cierta respuesta preconcebida en su corazón, pues agrega ¿hasta siete?.
La pregunta de Pedro viene acompañada con la idea de un perdón limitado.

Pedro buscaba en la cantidad de veces, la oportunidad para no perdonar a su hermano.

Este es un ejemplo, de nuestra naturaleza humana, que a veces busca la “voluntad de Dios”, pero condicionándola a pensamientos e ideas previas.

Esta, por cierto, no sería una búsqueda sincera de la voluntad de Dios.

¿Cuantas veces creemos que estamos haciéndolo la voluntad de Dios, en el trato con nuestros semejantes, cuando en realidad actuamos por
nuestra propia voluntad, de acuerdo a lo que ya teníamos decidido en el corazón.?

Si en nuestro corazón hemos decidido perdonar un número limitado de veces, o directamente no perdonar a un hermano, a los ojos de los demás
podemos mostrarnos con cierto sosiego, pero delante de Dios no podemos ocultar que nuestro corazón encierra pensamientos amargos, y con el tiempo aflora nuestro carácter vengativo.

¿Cual fue la respuesta de Cristo frente a la cantidad de veces que se debiera perdonar.?

El dijo: SETENTA VECES SIETE.

La frase es un recurso linguístico conocido como “hipérbole”, utilzado muchas veces por el Señor, donde se resalta en una frase, un concepto, sobredimensionándolo. (En este caso la cantidad de veces de perdonar.) Otros ejemplos de esta forma de expresión podemos hallarlo en los siguientes pasajes: Lucas 6:41, Marcos 10:25.

Dicho de otra manera, Jesús le dice a Pedro que debiera perdonar: “Toda las veces que sea necesario.”

El dicho “setenta veces siete” es muy antiguo, pues ya vemos a Lamech utilizando esta frase, pero en ves de un contexto de perdón… en uno de venganza!

Gen 4:24 Si siete veces será vengado Caín, Lamech en verdad setenta veces siete lo será.

 

Nuestra carne se vengaría setenta veces siete de todos aquellos que nos hacen mal, pero la enseñanza de Cristo es lo opuesto: El perdón.

¡Que contraste existe entre aquel que dijo vengarse setenta veces siete, y la frase del Señor, que nos invita a perdonar setenta veces siete.!

Cristo es la fuente del amor y por ende la del perdón.

Si queremos aprender a perdonar, debemos hacerlo estando al lado de él, ya que sólos, por nuestra iniciativa humana, no podemos.

Si no vemos al hermano a través de su mirada de misericordia del Señor, nos será imposible perdonar de verdad.

Perdonaremos solo de palabra, pero no con el corazón, porque nuestro ojo fue malo.

Aquel que nos dijo “amad a vuestros enemigos” ¿Como no nos enseñará a perdonar a nuestros propios hermanos espirituales.?

El libro de Proverbios dice:

Proverbios 18:19 El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte: Y las contiendas de los hermanos son como cerrojos de alcázar.

Solo Cristo tiene la llave del perdón para abrir todos los cerrojos del corazón.

Quizá en este tiempo halla muchos “cerrojos de alcázar” entre los hermanos, que Cristo quiere abrir

Él quiere liberar a su pueblo de celos, contiendas y disenciones. (1Co 3:3)

Pero para esto, ÉL debe primero, hacernos comprender en lo profundo, lo que significa “setenta veces siete.”

 

 

 

Alejandro David Riff

Pastor de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario, Argentina. (Confesión de Fe Bautista Reformada de 1689). Representante hispano de Sociedad Bíblica Trinitaria. Profesor de Bibliología en seminarios.

También te podría gustar...