CINCO REGLAS DEL USO CORRECTO DE HERRAMIENTAS FACEBOOK QUE TODO CRISTIANO DEBERÍA SABER…

Como cristianos somos responsables por un testimonio a mostrar al mundo acerca del evangelio y de nuestra manera de comportarnos; y esto incluye las redes sociales. A menudo veo un mal uso que los cristianos hacen de Facebook. A veces es por un desconocimiento digamos… “técnico” de esta herramienta y otras veces por ignorar algunos principios bíblicos que se aplican a la vida, y que las redes sociales no escapan de esta normativa cristiana. Por eso, a continuación doy algunos consejos tanto técnicos (como analista de sistemas), pero también espirituales (como pastor).

1-NO HAGAS SPAM POR FACEBOOK MESSENGER

A menudo pierdo mensajes importante en mi Facebook messenger ya sea familiares o de trabajo, ya que se mezclan en un mar de gente bien intencionada mandando artículos bíblicos, videos o fotos con textos bíblicos. Estos cristianos bien intencionados tienen la idea de que “están compartiendo el evangelio”  al enviar correo “no deseado por el usuario” a su cuenta de Facebook messenger. No han caído en la cuenta que esto es una práctica penada como SPAM (correo no deseado) y que por más buenas intenciones que tengan están invadiendo la privacidad y saturando los mensajes de una persona… que utiliza sabiamente el messenger para comunicación puntual (esa es la idea original del messenger). Tampoco  se percataron tales personas que si quieren compartir el evangelio, con publicarlo en “su muro” esto ya bastaría, ya que sus amigos verían la publicación de una forma no invasiva. Por eso, a la hora de enviar mensajes a múltiples personas con tus fotos, artículos o videos piénsalo, ya que le estás dando un uso al messenger para el cual no fue ideado.

2-NO ARRUINES EL MURO DE TU AMIGO

Yo sé que esto de la amistad en Facebook es muy relativo, no creo que caiga en la categoría de Proverbios 17:17 “En todo tiempo ama el amigo…“, sino que son digamos, solo “simpatizantes”  en su mayoría. Si bien es una amistad de red social, debemos guardar ciertos códigos éticos si hemos dado de alta a alguien como amigo . Una buena forma es no hacer comentarios negativos o generar discusiones innecesarias en la publicación que un amigo hace en su muro (sí el mismo muro que utiliza para tener sus fotos familiares). Yo sé que lo que te voy a decir pienses que atenta contra tu derecho de libre pensador, libre expresión y tu democracia de redes sociales… pero antes que arranques en cólera te recomiendo lo siguiente. Si no estás de acuerdo con lo publica “tu amigo” tienes tres opciones:
1) Publica en tu propio muro el tema visto de tu punto de vista (me estoy refiriendo a temas que no son de carácter personal, sino de cosmovisión bíblica, social o político, es decir un tema de dominio público).
2) Si te molestan las publicaciones de “tu amigo Facebook” puedes dejar de seguirlo (menos agresivo) o si te has cansado, bien puedes eliminarlos de tus amigos. Simple.
3) ¿Sabías que Facebook creó los “grupos” con el objeto de intercambio y debate? Si quieres hacer oír tu voz sobre un tema específico ¡únete a un grupo Facebook! (Siempre cuando debatas dentro de los parámetros cristianos). La mansedumbre es necesaria: 2Timoteo 2:25 que con mansedumbre corrija a los que se oponen

Pero por favor no arruines el muro de tu amigo con tus comentarios opositores, ya que le estás demostrando que no eres su amigo al exponerlo en público. Si en verdad te importa “ese amigo Facebook” mándale un mensaje privado. De seguro agradecerá tu sinceridad y tu punto de vista.

3-NO PIDAS SOLICITUDES DE AMISTAD SI NO PONES UNA FOTO REAL DE PERFIL

¿El anonimato es sabroso verdad? ¡Puedes decir lo que quieras sin consecuencias! 2 Corintios 6:8 nos dice que somos delante del mundo “hombres de verdad” (por supuesto incluye a las mujeres). Los cristianos no tenemos dobleces, y no nos ocultamos en la penumbra del anonimato. ¿Eres de aquellos que tiene una bonita foto de perfil con un guerrero con armadura? ¿Eres una de aquellas que tiene un bonito ramo de flores en su perfil? Déjame decirte que si no estás dispuesto/a a poner tu “Face” en “Facebook”… no eres merecedor/a de la amistad de gente que “se arriesga” a publicar su propia foto y  la de su familia. Así como no saldrías encapuchado a la calle… no veo cuál es la razón de no publicar quién eres realmente en Facebook. Los creyentes tenemos que ser gente confiable, honesta y ocultarnos detrás de avatares no habla bien de esa trasparencia que exige nuestro testimonio cristiano.

4-NO CREES UN PERFIL PERSONAL CUANDO DEBERÍAS CREAR EN REALIDAD UNA PÁGINA

Muchos han creado un “perfil de persona” con el nombre de una iglesia, institución o blog de publicaciones cristianos. Claro, muchos no quieren tomarse el trabajo de crear buen contenido e ir sumando “Likes” poco a poco, sino que es más fácil llenar a todo el mundo de solicitudes de amistad. ¿Sabes que esto es penado por Facebook? Pero como no hay un control minucioso de esta red muchos perfiles pasan como “personas” cuando en realidad deberían ser o una página o un grupo Facebook. Hacer este “tipo de trampa” para compartir el evangelio… no habla bien de la persona que quiere predicarlo.

5-NO ETIQUETES SI NO ES UNA FOTO REAL EN LA QUE DE VERDAD APARECE TU AMIGO

Otra “pequeña trampa” en la que veo involucrados a los cristianos es en etiquetar publicaciones con tu nombre cuando no se trata de una foto. Esto lo hacen para eventos, artículos y un sin fin de cosas. Todos saben que al etiquetar con el “nombre de tu amigo” le aparece al mismo una “alerta de etiquetado”. Esto se hace para dar difusión a un determinado evento o publicación de una manera errónea para lo cual no fueron creadas “las etiquetas” y, por supuesto, para evitar el trabajo de hacer una campaña Facebook (sí de esas en donde deberías poner tu tarjeta de crédito y pagar aunque sea un dólar por día). Esta forma pragmática de manejarnos en las redes sociales donde “el fin justifica los medios” no va acorde a la ética cristiana. Recuerda que las etiquetas de amigos deberían ser de fotos reales de tus amigos; para eso fueron creadas.

Como verás estas cinco recomendaciones no tratan el tema de “qué deberías y qué no deberías publicar en Facebook”. Hay otros muy buenos artículos cristianos que hablan de eso. Sino que esto solamente trata del uso apropiado (y cristiano) que debemos darle a las herramientas de Facebook. Aunque hayamos cometidos estos errores en el pasado, deberíamos evitarlos en el futuro.

Debemos “andar en integridad” aún en estas cosas, ya que un día podríamos dar cuenta a Dios por el mal uso de las redes sociales.

Salmos 84:11 … Jehová; no quitará el bien a los que andan en integridad.

 

Alejandro David Riff

Pastor de la Iglesia Cristiana Bíblica de Rosario, Argentina. (Confesión de Fe Bautista Reformada de 1689). Representante hispano de Sociedad Bíblica Trinitaria. Profesor de Bibliología en seminarios.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: